Prepaid Cards (Spanish)

Tarjetas prepagadas - Una alternativa a las tarjetas de crédito y de débito

An alternative to credit and debit cards

Infórmese sobre las diferencias entre las tarjetas prepagadas recargables y las otras formas de pago con tarjeta, sobre cómo elegir la tarjeta prepagada que mejor cumpla sus requisitos, sobre cómo reducir los costos de las tarjetas y sobre cómo administrar de manera eficaz su cuenta de tarjeta prepagada.

Prepaid Cards (Spanish)

Publication Series

  • This publication is not currently associated with any training series.

Download File

PDF files may contain outdated links.

Prepaid Cards (Spanish)
File Name: prepaid_booklet_sp.pdf
File Size: 0.48MB

Languages Available

Table of Contents

Introducción

Esta publicación trata sobre tarjetas prepagadas recargables para uso general (y no sobre las tarjetas regalo que no se recargan, tarjetas de pago del gobierno o tarjetas de reembolso, incentivos o promocionales).

Como las tarjetas de crédito y débito, las tarjetas prepagadas recargables para uso general pueden resultar una herramienta útil para administrar el dinero. Pero antes de obtener o usar una tarjeta prepagada recargable, debe saber lo siguiente:

  • cómo funciona la tarjeta,
  • sus ventajas y desventajas,
  • cómo seleccionar la tarjeta apropiada para usted,
  • cómo administrar su cuenta adecuadamente, y
  • dónde obtener más información.

¿Qué es una tarjeta prepagada?

En muchas formas, una tarjeta prepagada recargable se parece a una tarjeta de crédito o de débito. Por lo general la puede usar para sus compras diarias, desde gasolina a alimentos, y para comprar en línea, retirar dinero, pagar un auto de alquiler, un boleto de avión o la estadía en un hotel, y, dependiendo de la funcionalidad de la tarjeta, para pagar sus cuentas en línea o por teléfono. Igual que una tarjeta de crédito o débito, muchas tarjetas prepagadas recargables exhiben el logotipo de una de las cuatro principales redes electrónicas de pago: American Express, Discover, MasterCard o Visa. Los comercios de todo el mundo que forman parte de la misma red aceptarán estas tarjetas.

Las tarjetas prepagadas también tienen diferencias importantes con las de crédito o débito. Antes de poder usar una tarjeta prepagada, la debe “cargar” con fondos; en otras palabras, tiene que ponerle dinero. No se puede utilizar la tarjeta hasta que se le carguen fondos. A medida que la usa, se le resta el dinero que gasta y el saldo baja. Cuando queda un saldo pequeño, puede “recargar” la tarjeta (agregarle más dinero) y seguir usándola una y otra vez. Usted la puede recargar en cualquier momento, y muchas tarjetas le permiten programar recargos automáticos cuando lo desee. Dependiendo de la tarjeta, se puede recargar en línea, en persona o automáticamente, usando efectivo, tarjeta de crédito, transferencia bancaria electrónica o depósito directo.

CONSEJO: Se pueden recargar las tarjetas en cualquier momento y muchas le permiten programar recargos automáticos cuando lo desee.

Ventajas y desventajas

Las tarjetas prepagadas tienen pros y contras; pero puede encontrar la tarjeta apropiada para usted si la elije y la administra con prudencia.

Pros

  • Las tarjetas prepagadas son más seguras que el efectivo. En la mayoría de los casos, si registra la tarjeta con el emisor, podrá recuperar el saldo completo si reporta un incidente de pérdida o robo. Algunas compañías aplican un recargo para reemplazar la tarjeta.
  • Las tarjetas prepagadas son tan cómodas para usar como las de crédito pero no acumulan una deuda. En la mayoría de los casos sólo puede gastar lo que le haya cargado a la tarjeta.
  • Dependiendo de la tarjeta prepagada que elija, podría recibir varios de los mismos beneficios para miembros y protecciones al consumidor que ofrecen las tarjetas de crédito, tales como “cero responsabilidad” por fraude y por compras no autorizadas, protección de sus compras con garantía ampliada, y asistencia en carretera o viaje.
  • El dinero que carga en la mayoría de las tarjetas prepagadas está protegido ya sea por el seguro FDIC o por leyes que requieren que el consumidor tenga acceso a esos fondos.
  • No se necesita una verificación de crédito para obtener una tarjeta prepagada. Usted puede calificar para una tarjeta prepagada aunque no pueda obtener una tarjeta de crédito o de débito. (La mayoría de las cuentas de cheques vienen con tarjeta de débito.)
  • Una tarjeta prepagada recargable que le permite hacer depósitos directos y pagos por teléfono o en línea puede ahorrarle dinero en cargos por cobro de cheques y giros.
  • La actividad de la cuenta no impacta su puntaje de crédito; lo que es una ventaja si tiene problemas para administrar su dinero responsablemente.
  • Una tarjeta prepagada puede resultarle útil para enseñar a los jóvenes a usar el “plástico” de forma responsable y a ajustarse a un presupuesto.

Contras

  • El sector de tarjetas prepagadas recargables tiene una historia repleta de recargos y términos confusos. Algunos emisores de tarjetas cobran una variedad de cargos distintos, lo que hace que resulten como una opción cara para efectuar pagos.
  • Por lo general, la protección de compras, la protección contra fraude y los derechos de resolución de disputas en las tarjetas prepagadas recargables de uso general no son tan fuertes como lo son en las tarjetas de crédito y de débito. (La ley requiere que las tarjetas prepagadas de sueldo y las tarjetas prepagadas de beneficios emitidas por el gobierno ofrezcan protecciones más fuertes.)
  • Como la cantidad que puede gastar en una tarjeta prepagada está limitada a la cantidad de fondos que contiene, es posible que se encuentre en una situación en la que no puede usar la tarjeta para comprar algo que desea o para cubrir un gasto de emergencia.
  • No tiene la opción de dividir el costo de sus compras en varios plazos como lo puede hacer con una tarjeta de crédito, o de aprovechar el período de gracia que ofrecen las tarjetas de crédito (período durante el cual no se cobran intereses cuando no tiene saldo).
  • Como las tarjetas prepagadas no son una forma de crédito, por lo general no pueden ayudarlo a establecer crédito ni a crear un buen historial crediticio.

Cargos de tarjetas prepagadas

Si no tiene cuidado, poco a poco los cargos de las tarjetas prepagadas pueden consumirse el saldo.

No todas las tarjetas prepagadas son iguales, y los cargos que le cobrarán en la tarjeta que elija resultarán información crítica. La mejor forma de saber qué cargos son razonables es de comparar varias tarjetas prepagadas. Debe leer detenidamente el contrato de usuario en el paquete de la tarjeta o en el sitio web del emisor: La información sobre cargos puede ser difícil de ver o de encontrar entre toda la “letra pequeña”. Tome nota de los tipos de cargos que cobran y el monto de cada uno, y considere si podrá evitarlos fácilmente o si debe considerar una tarjeta diferente con menos cargos o montos de cargos menores. La frecuencia, el monto y los tipos de cargos son todas consideraciones importantes. A continuación, algunos ejemplos de los tipos de cargos que podría encontrar:

  • Cargo de compra—se cobra sólo una vez por comprar la tarjeta, por lo general en un comercio de venta al por menor
  • Cargo de activación—se cobra sólo una vez y se conoce también como cargo de apertura, cargo de carga inicial o cargo de inicio; varía de cero hasta $30 o más; se debe tener cuidado con este cargo, en particular si tiene que pagar también por comprar la tarjeta (véase arriba en cargo de compra)
  • Cargo mensual por “mantenimiento”—cargo común que puede variar mucho, hasta $10 por mes; podría ser reducido o no cobrado si se cumple con el mínimo requerido de recarga mensual o si inicia depósito directo; algunas tarjetas cobran también un cargo anual
  • Cargo por recarga—cargo por agregar fondos a la tarjeta que pueden variar según el tipo o la fuente de los fondos (efectivo, por ejemplo); también pueden aplicar cargos de terceros para cargar dinero en efectivo en agencias (como en una cadena de tiendas participante)
  • Cargo por transferencia de fondos—cargo que podría cobrarse en ciertas transferencias de fondos, como de una tarjeta a otra o de una cuenta de banco a la tarjeta
  • Cargo por operación de compra—podría omitirse si efectúa una cantidad mínima de operaciones por mes o con depósito directo; podría cobrarse en operaciones de débito (con número de identificación personal, o PIN, por sus siglas en inglés) y no en las operaciones de crédito (con firma), o viceversa
  • Cargo por operaciones negadas—puede cobrarse si trata de hacer una compra o un retiro de cajero automático que excede el saldo de su cuenta
  • Cargo por fondos al descubierto (o faltante)—lo cobran las relativamente pocas tarjetas que le permiten gastar más de los fondos cargados en la tarjeta; por lo general es de $10 a $25 o más
  • Cargo por retiro en cajero—se cobra cuando se retira efectivo en un banco o agencia
  • Cargos por retiros de cajero automático—cargo por retirar dinero de un cajero automático (a menos que la tarjeta ofrezca retiros gratuitos en cajeros automáticos participantes o un cierto número de retiros gratuitos por cajero automático todos los meses); la mayoría de los operadores o dueños de cajeros automáticos cobran un cargo aparte de $1 a $3
  • Cargo por averiguar el saldo—se cobra por obtener el saldo en un cajero automático
  • Cargo por cambio de moneda extranjera—se cobra si usa su tarjeta fuera de EE. UU. (Cargo típico también en las tarjetas de crédito o débito)
  • Cargo por inactividad—puede cobrarse si no efectúa por lo menos una operación durante cierto plazo (por lo general, 60 o 90 días)
  • Cargo por reemplazo o reemisión de tarjeta—se cobra si pierde o le roban la tarjeta
  • Cargo por estado de cuenta impreso—se cobra por solicitar un estado de cuenta impreso en lugar de mirarlo en línea
  • Cargo por servicio al cliente—lo cobran algunos emisores de tarjeta cuando usted se comunica con un representante de servicio al cliente (en lugar de usar el sistema de ayuda automatizado); algunas tarjetas podrían cobrar un cargo pequeño hasta por usar el servicio telefónico automatizado
  • Cargo por cierre—se cobra al cerrar la tarjeta

Comparación de tarjetas

Hay muchas tarjetas prepagadas entre las cuales se puede elegir, cada una con sus beneficios y costos propios. Algunas tarjetas son más favorables para el consumidor que otras, con cargos menores y más bajos pero que aun así ofrecen muchas características útiles.

Para reducir todavía más sus opciones, considere cómo piensa usar la tarjeta, ya que los cargos que incurrirá dependen en gran parte de cómo la usa. ¿Viaja con frecuencia al exterior? Entonces elija una tarjeta con cargos bajos (o sin cargos) por cambio de moneda extranjera. ¿Piensa retirar dinero en un cajero automático con frecuencia? Busque una tarjeta que ofrezca acceso a una red de cajeros automáticos gratuita o de bajo costo. ¿Piensa usar la tarjeta solo de vez en cuando? Si es así, tenga cuidado con los cargos de inactividad.

Aunque puede comprar tarjetas prepagadas en muchos mercados y otras tiendas, es probable que esa no sea la mejor forma de obtener los mejores términos. Lo ideal sería que usted investigara sus opciones en línea antes de decidir qué tarjeta obtener. Hay una cantidad de sitios web para comparar tarjetas que facilitan y agilizan el proceso. Cuando esté considerando alguna tarjeta de crédito, visite su sitio web y lea detenidamente las declaraciones sobre la tarjeta.

Su prioridad debe ser evitar las tarjetas que tengan la mayor frecuencia y tipos de cargos. Otras consideraciones son:

  • ¿Le aceptarán la tarjeta en los lugares donde piensa usarla? Merchants don't always accept all cards or use all payment networks.
  • ¿Requieren un saldo mínimo o recarga mínima? Evite las tarjetas que tienen un requisito mínimo de saldo o de recarga que le resultará difícil cumplir.
  • ¿Es fácil y cómodo recargar la tarjeta? Por ejemplo, si piensa recargarla con efectivo, podría tener que visitar una tienda o sucursal que acepta recargas en efectivo. Verifique si hay sitios cerca de usted para hacerlo.
  • ¿Imponen un límite máximo al saldo o a la recarga? Ciertas tarjetas permiten saldos de hasta $10,000 mientras que otras los limitan a $1,000. También varían la cantidad y el monto de las recargas según la tarjeta.
  • ¿Se limitan los retiros en efectivo o gastos diarios? Igual que las tarjetas de crédito y débito, las tarjetas prepagadas por lo general limitan la cantidad de efectivo que se puede retirar del cajero automático en un solo día (generalmente unos pocos cientos de dólares). También pueden limitar cuánto gasta por día, aunque lo más posible es que sea $1,000 o más.
  • ¿Están bien ubicados los cajeros automáticos de la red? Algunas tarjetas permiten uno o más retiros por mes gratuitos en cajeros automáticos que forman parte de la misma red. Si esa es una de las características que está considerando, averigüe si tiene cerca un cajero automático de la red.
  • ¿Cuentan con un sistema para pagar cuentas en línea o por teléfono? ¿Aplican cargos? Si desea pagar cuentas con su tarjeta prepagada, elija una tarjeta que ofrezca esa característica y que no tenga cargos (o que sean bajos) por el servicio.
  • ¿Cobran por reemplazar una tarjeta perdida o robada? ¿Le reemplazarán los fondos que tenía la tarjeta cuando la perdió o se la robaron? Averigüe si le reintegrarán los fondos y cuánto le costará el reemplazo de la tarjeta, si es que cobran. Cuando obtenga una tarjeta, no deje de registrarla o activarla con el emisor porque puede ser un requisito para recibir un reembolso.
  • ¿Qué protecciones se ofrecen contra fraude, disputas sobre facturación y otros problemas? La ley que otorga a los usuarios de tarjetas de crédito el derecho de disputar operaciones no autorizadas y errores de facturación no aplica a las tarjetas prepagadas. Sin embargo, algunos emisores de tarjetas prepagadas sí extienden la protección “cero responsabilidad” a sus usuarios, o sea, que usted no sería responsable por los cargos no autorizados en su cuenta. Evite aumentar responsabilidad por operaciones no autorizadas sabiendo en todo momento dónde está su tarjeta y reportando inmediatamente si la pierde o se la roban.
  • ¿Qué ocurre si no usa la tarjeta por un período de tiempo largo? Averigüe si imponen cargos por inactividad que comiencen después de una cierta cantidad de meses. También averigüe si puede perder los fondos restantes en la tarjeta después de un período de inactividad.
  • ¿Qué tipo de útiles para hacer presupuestos y supervisar la cuenta ofrece la tarjeta? En una situación ideal, usted debería poder comunicarse con representantes de servicio al cliente todos los días y a todas horas, recibir alertas por correo electrónico y texto, obtener acceso en línea en tiempo real sobre sus operaciones y ver un resumen de lo que gasta, todo gratis.
  • ¿Puede ganar recompensas por compras y recargas? Aunque el reembolso de efectivo, millas de vuelo y puntos pueden resultarle atractivos, tenga presente que los podría estar pagando con cargos más altos.
  • ¿Le da derecho la tarjeta a otros beneficios? La asistencia gratuita en carretera y la protección de compras con garantía ampliada pueden ser atractivas pero sólo deben influir su decisión si le ahorrarán dinero o si está razonablemente seguro de usarlas.
  • ¿Le parece atractivo el diseño de la tarjeta? No se deje llevar por las promociones de gente famosa o un diseño atractivo; elija la tarjeta en base a factores más importantes, como costo, características, beneficios y comodidad.

Hay otras cosas que debe considerar antes de comprarle una tarjeta prepagada a otra persona. Muchas personas le compran una tarjeta prepagada a un adolescente o un estudiante universitario o a uno de sus padres mayores, pero desean también poder recargar la tarjeta con facilidad y tal vez hasta vigilar la cuenta. Es posible que le convenga buscar una tarjeta con la que pueda: fijar alertas sobre operaciones o fondos bajos, permitir o negar acceso al cajero automático, suspender y reactivar la tarjeta, o autorizar y rechazar ciertos tipos de compras en línea. Si piensa efectuar recargas regulares (una mensualidad, por ejemplo), confirme que la tarjeta le permitirá hacer recargos automáticos.

CONSEJO: Su proveedor de servicio inalámbrico podría cobrarle cargos estándar por texto y datos cuando recibe alertas de texto o correo electrónico acerca de su tarjeta o cuando accede a la cuenta usando su dipositivo móvil.

Manejo y control de su cuenta

Controlar su cuenta regularmente es la forma más efectiva de mantener los costos bajos y evitar sorpresas. Si revisa su saldo e historial de operaciones por lo menos semanalmente, podrá:

  • resolver cualquier problema de gastos (el suyo o, por ejemplo, el de su adolescente) o ajustar su presupuesto;
  • evitar operaciones rechazadas, o cargos por “operaciones negadas” (porque sabrá cuánto tiene de saldo);
  • enterarse sin demora sobre el uso no autorizado; y
  • cambiar sus costumbres para reducir los costos de la tarjeta.

Por ejemplo, si su tarjeta le permite retirar efectivo cuando compra algo en un mercado u otro comercio, podría evitar los recargos por cajero automático. Si puede verificar sin costo su saldo en línea, no lo haga en el cajero automático, donde podrían cobrarle. Si el emisor de la tarjeta no cobra un cargo mensual cuando se mantiene un saldo mínimo, trate de mantener un saldo más alto.

Antes de usar su tarjeta por primera vez, averigüe con el emisor cómo trata las operaciones de “débito” (usando el número de identificación personal) y las de “crédito”, usando su firma. (A pesar de la palabra “crédito”, el elegir esta opción en el punto de venta no quiere decir que sea un préstamo cuando usa una tarjeta de débito o prepagada.) Si usa la opción gratuita o menos cara cuando le pregunten ¿“débito o crédito”? puede ahorrar dinero. Por ejemplo, si cada operación de débito le cuesta $1 y realiza nada más que una operación por día, pagará $30 en un mes.

Verifique si cualquier protección de cero responsabilidad en su tarjeta aplica a todas las operaciones o si sólo cubre operaciones de crédito (con firma). Algunos programas de recompensas otorgan puntos sólo por operaciones con firma.

Si le dan la opción de elegir entre débito o crédito, la opción más segura podría ser crédito, pero pregunte al emisor de la tarjeta sobre su política antes de usarla. (Aunque elija “crédito”, el saldo de la tarjeta prepagada se reducirá.)

For more information

Asistencia e información

Trate de resolver los errores de facturación y otros problemas con el comerciante. Si no puede resolver la disputa, comuníquese con el emisor de la tarjeta. Si el problema no se resuelve, puede registrar una queja con una autoridad gubernamental.

The Consumer Financial Protection Bureau (CFPB); 855-411-CFPB (2372)

Acepta quejas sobre servicios financieros del consumidor, guía al consumidor hacia las agencias reguladoras apropiadas y ofrece útiles e información para administrar el dinero.

The Federal Trade Commission (FTC); 877-382-4357 (877-FTC-HELP)

Trabaja de parte del consumidor para evitar las prácticas comerciales fraudulentas, engañosas e injustas y ofrece información para ayudar a reconocer, detener y evitarlas.

Comptroller of the Currency; 800-613-6743

Regula los bancos (emisores de tarjetas) con “National” en su nombre o N.A. después del nombre.

Federal Reserve System; 888-851-1920

Investiga quejas contra bancos con autorización estatal que son miembros del Sistema de la Reserva Federal.

Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC); 877-275-3342

Regula bancos con autorización estatal que no son miembros del Sistema de la Reserva Federal.

National Credit Union Administration (NCUA); 800-755-1030

Regula las cooperativas de crédito con autorización federal.

Published / Reviewed Date

Published: May 08, 2012

Download File

Prepaid Cards (Spanish)
File Name: prepaid_booklet_sp.pdf
File Size: 0.48MB

Sponsors

American Express

Notes

Consumer Action creó esta publicación en asociación con American Express.

Filed Under

Banking   ♦   Credit   ♦   Money Management   ♦   Prepaid Cards   ♦  

Copyright

© 2012 –2018 Consumer Action. Rights Reserved.

 
 
 

Quick Menu

Support Consumer Action

Support Consumer
Facebook FTwitter T

Consumer Help Desk

Advocacy